Jueves, 01 de diciembre de 2011

 

Ama la vida

Cuando  el momento que uno vive es difícil, bien sea porque hay tormenta en los cielos o porque atravesamos estrecheces en la tierra, sabemos que, tras cada paso, contamos con un gran aliado que corre a favor del sosiego: el tiempo. Sabemos que todo es transitorio y que todo cambia. Cada minuto abordado con coraje es un minuto de victoria. Cada metro recorrido, un metro que dejamos atrás en el camino de salida. No se trata de optimismo o pesimismo, sino de alcanzar la competencia emocional suficiente como para mantener el discernimiento y adoptar medidas de plena eficacia.

En los tiempos difíciles, la mente tan solo enfoca allí­ donde se requiere apoyo, acción inteligente y soluciones inmediatas. A medida que uno supera los golpes de las primeras olas y ajusta el rumbo ante los vientos que soplan, su corazón sé vaci­a de ilusiones mientras aplica remedios eficaces y rápidos en plena contienda. Tal vez no sea tiempo de opinar, ni tan siquiera de tratar de divagar y comprender, sino que se trata de actuar. Mas tarde, cuando la tormenta se aleje y el horizonte se despeje, será el tiempo de respirar profundo, de sentir el silencio y de dar las gracias. En realidad, es entonces cuando corroboramos que el viento y las olas corren a favor del que sabe navegar.

Ten fe cuando se cierren todas las puertas delante de ti. Cuando las noches sean frías y sientas que la soledad te abraza. Cuando en cada intento por la vida nazca un fracaso. Cuando te sientas cansado y agotado de este largo camino. Cuando todos duden de que tu podrás vencer. Cuando seas objeto de burla de alguna persona ignorante. Cuando no encuentres un motivo para vivir. Ten fe y cree en ti­, porque: Si quieres, ganas...

Pero si crees no poder lo mas seguro es que no podrás, si crees que estas perdido, ya perdiste el poder del ser humano esta en la mente, si crees que eres superior, lo eres.

Tienes que estar seguro de ti, el ser que gana en la vida

Es aquel que cree poder ganar.

Ten fe, Cree en ti­ y Vencerás.

 

 

De la red


Comentarios